close
close

Conoce la Copa del Mundo que ni un terremoto pudo detener

El 30 de mayo de 1962 se inauguró la séptima edición de la Copa Mundial de la FIFA en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, país que despejó las dudas sobre su capacidad organizativa tras vivir en 1960 el peor terremoto hasta la fecha, dejando a los chilenos casi sin un Mundial. Taza.

Han pasado 60 años desde que comenzó la Copa Mundial de la FIFA 1962 organizada por Chile con cuatro sedes -Santiago, Viña del Mar, Rancagua y Arica-, un histórico tercer puesto del dueño de casa y la consagración del brasileño Garrincha -sobre el lesionado Pelé – que terminaría dando el bicampeonato a Brasil y el subcampeonato a la extinta Checoslovaquia.

El sueño de organizar una Copa del Mundo no era más que una quimera para los dirigentes del fútbol chileno a principios de la década de 1960.

Desde un puesto relegado a la segunda fila en Sudamérica, los chilenos vieron cómo dos de las grandes potencias futbolísticas de la región, Uruguay y Brasil, ya habían organizado eventos mundialistas en sus países, mientras que los argentinos se disputaban la victoria organizando el Mundial de 1962. tras dos sedes europeas consecutivas, Suiza 1954 y Suecia 1958.

Sin embargo, el sueño de Chile de organizar una Copa del Mundo nació en la década anterior, en 1952 para ser exactos, cuando el técnico del club Magallanes -uno de los equipos con más tradición del fútbol chileno, actualmente en la segunda división- Ernesto Alvear viajaba como parte de la delegación chilena invitada a los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki.

En la Olimpiada de Finlandia, Alvear notó las similitudes entre los dos países no solo en términos de distancia geográfica de los principales centros urbanos del mundo, sino también en términos de estabilidad sociopolítica y económica en ese momento. Helsinki 1952 sería un ejemplo de cómo se lucha por la inclusión de Chile en la competencia con las grandes potencias de la época para organizar una Copa del Mundo.

“Porque no tenemos nada, queremos hacer de todo”

Con el apoyo de los gobiernos de los presidentes Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958) y Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964), el dirigente Carlos Dittborn se hizo cargo de la campaña para organizar la Copa del Mundo en todos sus niveles, cuya sede para 1956 fue entre Chile, Argentina y Alemania Occidental en disputa.

Luego de dos campeonatos mundiales organizados por países europeos, los alemanes se retiraron de la competencia, que al parecer quedó libre para el premio argentino.

En el Congreso de la FIFA de 1956 en Lisboa se presentaron las candidaturas de Argentina y Chile, ante lo cual el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Raúl Colombo, declaró: “Tenemos todo. Podemos hacer la Copa del Mundo mañana”.

Dittborn hizo una presentación brillante y al final de su discurso respondió a su homólogo argentino con una frase que pasaría a la historia: “Porque no tenemos nada, lo haremos todo”.

La delegación nacional, comandada por Dittborn, ganó la votación 32 a 10 (14 votos en blanco) y el sueño del fútbol chileno de organizar una Copa del Mundo comenzó a hacerse realidad.
Garrincha, Yashin y un histórico tercer puesto.

Chile comenzó de inmediato los preparativos para organizar la Copa del Mundo de la mejor manera posible. Pero la devastación de la naturaleza tenía otros planes para el país sudamericano.
El 22 de mayo de 1960, el terremoto más grande registrado azotó el sur de Chile, más específicamente la ciudad de Valdivia, poniendo en peligro la organización de la Copa del Mundo debido a las prioridades de infraestructura del país.

A pesar de los movimientos impactantes, la organización de la Copa del Mundo continuó y Chile logró establecer un récord mundial que tuvo como protagonista al brasileño Garrincha, personaje del bicampeón mundial Brasil; la presencia del mejor portero de la historia, el soviético Lev Yashin; juegos históricos como el Chile vs. Italia, uno de los más violentos de la historia, conocido como la Batalla de Santiago, junto con el advenimiento de los eventos deportivos televisados ​​con el advenimiento de la televisión unos años antes.

La séptima edición de la Copa Mundial de la FIFA Jules Rimet se llevó a cabo entre el 30 de mayo y el 17 de junio de 1962 en cuatro sedes. Brasil se coronó campeón 3-1 contra Checoslovaquia en un estadio nacional repleto. Un día antes, Chile habría terminado tercero tras vencer 1-0 a Yugoslavia, la mejor actuación de Australia en una Copa del Mundo.

Fuente Sputnik

te puede interesar

Tags:

Add a Comment

Your email address will not be published.