close
close

De jugador de fútbol en Qatar a empresario gastronómico en Marbella

Actualizado

El francoargelino ha cambiado el balón por los fogones y a día de hoy es el CEO del Grupo Casanis que regenta Mamzel, uno de los restaurantes de moda del verano.

Zazou Belounis
Zazou BelounisE.M.
  • Ocio Marbella y su nueva jet-set que se esconde y deja propinas de 10.000 euros
  • Entrevista Eva Longoria, enamorada de Marbella: “Me encanta el jamón, podría comerme 100 platos”

El exjugador de fútbol francoargelino, Zahir Belounis, a quien todos conocen como Zazou, ha cambiado el balón por los fogones y los estadios deportivos en Qatar por los establecimientos gastronómicos en Marbella. A día de hoy se ha convertido en socio y CEO de Casanis Group, una empresa que cuenta con más de 200 empleados, factura 20 millones de euros al año y regenta Mamzel -uno de los dinner shows de moda del verano marbellí y que nadie quiere dejar de visitar, a pesar de tener precios que no son aptos para todos los bolsillos-, un bistró en el centro histórico de la ciudad y un club de playa en la zona de Las Chapas. Tres espacios con tres conceptos absolutamente diferentes bajo un denominador común: productos de calidad y servicio impecable.

Atrás han quedado los días de fútbol profesional para Zazou aunque, sin duda, le sigue apasionando un deporte que practica desde niño y al que debe gran parte de lo que es, de lo que sabe y de lo que tiene a su alrededor en la actualidad. Con su entrada en el mundo de la restauración y la gastronomía ha comenzado a disputar el partido de su nueva vida en la Costa del Sol. Un partido que no se juega en un gran campo de fútbol abarrotado de hinchas apasionados, sino que se decide -y se gana o se pierde- en el singular escenario que ofrecen las cocinas, las salas de comedor y las terrazas marbellíes, ocupadas por exigentes comensales, donde el exfutbolista se siente muy cómodo y donde intenta manejarse con soltura, igual que lo hacía por el césped del terreno de juego al tratar de dirigir la pelota hacía la puerta del equipo contrario o servir asistencias a sus compañeros de equipo.

Y a razón de los resultados, o lo que es lo mismo, a razón del nivel de popularidad de estos tres establecimientos, parece que lo ha logrado. No hay más que darse una vuelta por cualquiera de ellos o llamar con intención de realizar una reserva para comprobar que es cualquier cosa menos tarea fácil y que como no se haga con tiempo, no queda una mesa libre. Así, Zazou ha cumplido un sueño y ha marcado, sin la menor de las dudas, un gol en la misma portería del universo de la gastronomía en la capital española por excelencia del lujo y la exclusividad.

Precisamente en Bistrot Casanis veíamos almorzar en sus últimas vacaciones en Marbella a la actriz estadounidense protagonista de la popular serie de televisión Mujeres Desesperadas, Eva Longoria, acompañada por el actor mexicano Manuel Rulfo (protagonista de El Abogado de Lincoln) y la intérprete malagueña María Bravo. También a la cantante mallorquina de ascendencia argentina, Chenoa, para disfrutar de una cena al aire libre rodeados de vegetación y amenizada con un espectáculo diferente de fuego, luces, música, acróbatas y contorsionistas.

Mamzel, el dinner show que regenta Zazou
Mamzel, el dinner show que regenta ZazouCedida

Pero ¿Quién es este exjugador de fútbol profesional que hoy se ha convertido en uno de los empresarios del mundo de la restauración más destacado de Marbella? Belounis es francés, nació en París en 1980 en el seno de una familia de origen argelino. En 2007 fichó por el qatarí Al Jaish y en 2010 renovó su contrato por otras cinco temporadas más, pero en noviembre de 2011 el equipo dejó de pagarle y ahí comenzó su particular calvario.

Atrapado en Qatar

Tras un año sin cobrar, Zazou se animó a reclamar y en octubre de 2012 presentó una demanda por impago contra el club y decidió que lo mejor era volver a casa. Sin embargo, algo tan sencillo y a la vez tan lógico ante la situación que estaba viendo, se convirtió en una auténtica odisea.

Para poder salir de este riquísimo país del Golfo Pérsico al entonces futbolista le hacía falta un visado de la empresa para la que trabajaba, así lo establece la ley en Qatar, pero la directiva del Al Jaish optó por denegárselo y de algún modo, chantajearlo. No obtendría su deseado visado para poder regresar a Francia si no firmaba un documento en el que renunciase a reclamar cualquier deuda que tuviese con el club.

Zazou -que estuvo dos temporadas sin cobrar y un año atrapado en el Estado de Qatar- había recurrido a la Justicia ordinaria, había escrito sendas cartas públicas pidiendo ayuda a los reputados futbolista Zinedine Zidane y Pep Guardiola, embajadores del Mundial de Qatar 2022, y había llegado a sopesar, incluso, la posibilidad de ponerse en huelga de hambre, según reza en la prensa de la época.

La noticia traspasó las fronteras qataríes y como cabía esperar, se convirtió en todo un escándalo a nivel internacional que resonaba con especial fuerza en el ámbito del deporte en general y del fútbol en particular, donde tanto el Sindicato Internacional de Futbolistas (FIFPro) como la propia FIFA hubieron de tomar cartas en el asunto.

Al final lo logró, el club cedió y consiguió su “liberación” coincidiendo con el viaje a Qatar que habían programado con intención de forzar su salida del país una delegación de la FIFPro y representantes de la Confederación Sindical Internacional en el que, a pesar de la resolución del caso, pidieron respeto a los derechos humanos de los futbolistas y la adaptación de la liga qatarí a los estándares que impone la FIFA en las competiciones profesionales.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Add a Comment

Your email address will not be published.