close
close

El alma de la abuela voladora de 57 años la rompe en el fútbol

Centrado en el juego Alma Un balón colocado que buscaba las redes es lanzado y desviado con la pierna. El balón rebota en el poste y ella lo controla como adivinando su trayectoria. A sus 57 años, la ‘abuela voladora’ se hace cargo de la portería de su selección en Guatemala.

Alma Salazar dice que la edad no es una barrera para defender la portería con habilidad, esta vez con el equipo K’rioK en una liga de fútbol sala en su comunidad natal de El Tejar, en el oeste de Guatemala.

“Más que cualquier lanzamiento (atajo), me gustan los estirones que te das a ti mismo, los que das en cada partido. Dar lo mejor que tienes”, dice Almaadmiradora del español Iker Casillas y del italiano Gianluigi Buffon, cuyos movimientos estudia en la portería.

La “pasión” por el deporte nació a los 19 años. Comenzó a entrenar en un equipo masculino, donde encontró su vocación como portera y desde entonces ha estado bajo los tres puestos de varios clubes competitivos profesionales y aficionados.

Sus cualidades la han llevado a equipos de la liga nacional de fútbol femenino, siendo uno de los últimos el Panajachel.

Que “Alma” del equipo

“Ella (Alma) a pesar de su edad, todavía tiene agilidad para lanzarse, marcar los pasos en la portería y tapar bien la portería”, dice Leopoldo Xinic (56), comerciante que vio el partido K’rioK vs New Force en la Cancha. pistas del Parque Central de El Tejar.

“¡Vamos patojas (chicas)!”, animó Alma sus compañeras mientras la afición aplaudía cada parada de la idiosincrásica portera de pelo negro alborotado y camiseta amarilla que ha encontrado refugio en el fútbol ante varias tragedias que la han acosado, como la prematura muerte de sus dos únicos hijos.

El fútbol “me ayudó a salir de muchas cosas que me pasaban por la cabeza”, dice AlmaSoltero que se gana la vida vendiendo juguetes en el mercado local.

Sor Gloria Quisque (40) dice que la “abuela voladora”, como la llaman cariñosamente las personas con las que va a jugar, se ha convertido en un modelo de “fuerza y ​​resistencia” para su familia. Alma.

“Mira la edad que tiene y sigue luchando y la verdad que no fue fácil porque fue un proceso doloroso porque ha sufrido mucho en la vida y el fútbol la ha ayudado a salir adelante”, añade Gloria, que reconoce que su hermana “rompió el paradigma” de que las mujeres no podían jugar al fútbol.

Es por eso, Alma Afirma que se detendrá hasta su último aliento. “Podría dejar de jugar al fútbol hasta que me metan en una caja (ataúd)”, dice.

Lea también: James Rodríguez se ofrece a un grande de España: “Si por mí fuera, me iría a caminar”

entre sueños

En su habitación del segundo piso con vista al estadio local Alma Guarda los trofeos de su carrera sobre una mesa, la mayoría como portera menos derrotada. Es un fiel hincha de la Capital de las Comunicaciones, uno de los dos equipos de fútbol profesional más populares de Guatemala.

Uno de sus sueños es jugar de portera en el Estadio Santiago Bernabéu, casa del Real Madrid, equipo del que también es hincha. También espera encontrarse algún día con Casillas y Buffon.

“Me encantaría conocerlos porque yo era una persona muy fanática del deporte y de los porteros en particular. Me dediqué a seguir sus partidos y aprendí un poco en el proceso”, dice. Alma.

Sus compañeros de corte y de comercio también admiraban sus hazañas. “Todavía hace cosas como si no pareciera de su edad”, dice Milvia Ventura, de 35 años, propietaria y jugadora de K’rioK’s.

“Estoy muy orgullosa de que sea una deportista que se entrega en la cancha”, añade Aura López (65), prima de Alma y que “cuida” de su establo cuando el portero tiene que ir a un partido de fútbol.

Además: James Rodríguez se arriesgó a dar su campeón en la FPC: ¿Millonarios o Nacionales?

Tags:

Add a Comment

Your email address will not be published.