close
close

El fenómeno Hakuna no deja de asombrar a la prensa: “El Confidencial” se va a la sede

El Confidencial es un importante periódico digital que quería ir al corazón del movimiento juvenil hakuna tratar de comprender el alcance de este fenómeno entre los jóvenes católicos. El concierto en el Palacio Vistalegre de Madrid ante 8.000 personas es el detonante de su curiosidad.

El informe presenta a Hakuna como “un refugio común de fe y ocio. Rezan, cantan, bailan, caminan, estudian la Biblia y beben cerveza.. Y les encanta la música. Lo que comenzó como un pequeño grupo de seguidores de Dios y el arte de la composición en 2013 es ahora uno de los más escuchados en Spotify.

“El concierto [de Vistalegre] fue un éxito y colgaron el “sold out” antes de lo que jamás imaginaron. Y es que el petardo cristiano, dicen los ‘Hakuner’, ha llegado para quedarse”.

Se recuerda que Hakuna nació en 2013 de un centenar de jóvenes de la comunidad de San José María Escrivá de Balaguer de Aravaca que asistían a la JMJ de Brasil. Comenzaron a componer canciones y subirlas a Spotify: hoy tienen canciones con millones de reproducciones. En 2017 se institucionalizó como Asociación de Fieles, aprobada por el cardenal Osoro. El sacerdote José Pedro Manglano se separó del Opus Dei en 2020 para dedicarse en exclusiva a Hakuna.

Cerveza, copas, fiestas… pero con Dios

Una joven explica El Confidencial: “Mi madre siempre estuvo muy comprometida con la fe, pero yo menos. Hace cuatro años me dijo que fuera con ella en un viaje Hakuna a Roma. Yo era muy perezoso, todos rezaban. Pero luego empezaron a sacar cervezas y hubo una fiesta. Recuerdo haber pensado: ‘No quiero irme de aquí’. Me encantó y vamos, aquí estoy”.

Otra cita del libro de Mangalano Santos de Copas “Estás donde Dios quiere que estés. No es que cuando sales estás lejos de Él, puedes disfrutar de la fiesta y las copas, pero te lo llevas y lo vives de otra manera. No es exclusivo. Ser santo de copas es una forma de vivir al máximo, así como se ama en el trabajo, se ama en la fiesta. Pero sobre todo porque hay celebración donde él está”.

Un video de la madre de Hakuna, la imagen de la Virgen que suele acompañar sus cultos y horas santas.

La sede de Hakuna en un barrio acomodado

Los detalles del informe. El Confidencial es que visita la sede de Hakuna en un antiguo monasterio de Las Rozas, “una zona residencial con calles anchas, villas con piscinas y coches caros”.

Según este diario “la Los residentes locales parecen estar ignorando un poco el fenómeno. El lujo abunda en esta zona sur de Las Rozas, pero solo hay un lugar para ir a tomar un café. es jesus un hombre que “lleva más de 30 años en el barrio” y al que Hakuna “no le suena”. Es un lugar tranquilo. Los pocos vecinos que pasean por la calle con sus perros, también No sabes lo que es esta organización.

Explique que el centro ofrece “colegios” (cursos de teología), “Dios Para” (retiros), “compartiriados” (voluntarios), maestrías prematrimoniales y horas santas una vez por semana. “Los nombres están en inglés porque términos como ‘jubilación’ pueden invocar más pereza”, explica uno de los jóvenes entrevistados.

Hakuna se mudó a este complejo de tres pisos en 2020. Manglano explica que “Tener una sede física permite un crecimiento y desarrollo muy grande”.

“El espacio que llaman El Estudio se compone de múltiples salas con una estética de colores pastel digna de Instagram donde se decoran las capillas paletas blancas y cojines al más puro estilo chill-out mallorquín. Uno de ellos está dedicado a San José y, en honor a su oficio de carpintero, está realizado íntegramente con elementos de madera y alfombras extendidas a modo de esterillas de yoga para arrodillarse a rezar. Habitaciones, cocina, salón, aulas de aprendizaje, terrazas y barra con dispensador de cerveza.

Por ahí Unos pocos sacerdotes y unas 15 personas suelen albergarse durante el período de “madurez” (crecimiento) de la fe. Macarena, de 25 años, quien supervisa las comunicaciones en Hakuna, dice que ha pasado un año en esta “mayoría de edad”: “Es muy intenso. Era mi casa y estaba muy feliz, pero ahora estoy listo para vivir en Madrid”.

Según la empresa, el movimiento se financia con donaciones privadas y algunas ventas de merchandising. Detalles de mangano: “La iglesia no aporta, son todas donaciones de 20 o 30 euros… Y luego, por supuesto, mucho más grandes”. explica el fundador.

Crecimiento en redes y en muchos países del mundo

Su tema “Huracán” se posicionó como la cuarta canción más viral de España en Spotify, y el algoritmo de TikTok ha colocado cosas de Hakuna en los celulares de muchos jóvenes alejados de la iglesia. “¿Pero cómo terminé aquí? Estoy enloqueciendo”escriben usuarios de la red Microvideo.

Los jóvenes Hakuna admiten esto. “Básicamente, los católicos estamos un poco locos. Te diré, veo a Dios en un pedazo de pan”. En cuanto al éxito en las redes de Internet: “No había una estrategia de redes sociales ni nada… Esto está sucediendo porque Dios lo quiere”.

Finalmente, se afirma que Hakuna ya está presente en 25 países, entre ellos Italia, Francia, Reino Unido o Irlanda, y con Crecimiento “brutal” en países hispanos: siete ciudades en México, cuatro en Argentina y dos en Ecuador. Todo va creciendo: “En octubre viajamos a Los Ángeles, Houston y Sacramento porque hay gente que está interesada en montar sus grupos Hakuna”. Y se maravillan del crecimiento en Corea: “¡Tradujeron las canciones! Y eso ayudó mucho”.

Para el reportaje completo de El Confidencial (con fotos de la sede de Hakuna en Las Rozas), haga clic aquí.

En el video, algunas chicas hablan sobre sus experiencias en la Semana del Alma Hakuna.

Add a Comment

Your email address will not be published.