close
close

“El fútbol sala era mi vida pero creo que es el momento adecuado para marcharme”

Ha jugado con dos equipos del Logroño en Primera División y ha vestido la camiseta de la selección española femenina de fútbol sala en más de una decena de ocasiones. Ahora, con tan solo 27 años, Carmen García decide retirarse para centrarse en su trabajo como enfermera. Se despide, pero deja atrás una notable carrera deportiva.

– ¿Cuáles son tus sensaciones de tu paso por el fútbol sala?

– Desde pequeña jugaba con mi abuelo en el parque y con mis compañeros en la escuela. Ahora miro hacia atrás y solo tengo buenos recuerdos. El fútbol sala fue toda mi vida, me dio mucha gente y valores. Estoy muy orgullosa de todo lo que me pasó.

Y no se retirará hasta los 27.

– Mi vida siempre ha estado ligada al deporte y los estudios. Estudié enfermería y cuando estalló el COVID me di cuenta de la realidad. Empecé a trabajar y decidí que era hora de parar porque era muy difícil conciliar la vida deportiva con la laboral. Ahora trabajo en Nájera como refuerzo de los servicios básicos.

  • Apellido
    Carmen García Rincón.

  • Años
    27 años.

  • trayectoria
    Tras dar sus primeros pasos en el deporte, militó en el Pacharán La Navarra y debutó en Primera División con el Kupsa Teccan con 14 años. Más tarde fichó por el diamante para marcharse después a la Universidad de Alicante. Su último equipo fue Promises EDF. También ha sido convocado por la selección española en varias ocasiones.

– ¿Sentiste decir adiós?

– Lo siento por los recuerdos y por las personas que me han rodeado en el camino. Para los que ponemos un granito de arena en el fútbol sala de La Rioja. Aún así, creo que es el momento adecuado para parar.

– ¿Ha evolucionado mucho el fútbol sala femenino desde sus inicios hasta la actualidad?

– Cada año se dan pequeños pasos para ser reconocidos como profesionales. Ha crecido, pero no tanto como nos gustaría. Hace años la existencia de equipos con jugadores que solo podían dedicarse a eso era impensable y ahora existen. A pesar de ello, el fútbol sala femenino sigue siendo casi un deporte amateur porque la mayoría de nosotras no podemos vivir de él.

– Aquí en La Rioja teníamos dos equipos en Primera División: Kupsa Teccan y Diamante.

– Así es y uno de ellos, el diamante, eran trece escuadrones. En ese momento, no creo que le dieran el valor que tenía. Es una pena porque hoy no queda nada.

– ¿Qué significó para ti jugar en la máxima categoría con dos equipos de tu ciudad?

– Ahora pienso que en Primera División había dos equipos de Logroño y que yo jugué en los dos y se me ponen los pelos de punta. Fue un orgullo porque también pude usar el brazalete de capitán de diamantes. No hay otro sentimiento como este y lo recuerdo con sentimientos encontrados. Estoy feliz por lo que he vivido y triste porque ya no tengo nada de eso. Eso sí, el fútbol sala riojano sigue teniendo chicas de gran calidad.

– ¿Qué recuerdos tiene de su paso por la selección?

– Me han convocado trece o catorce veces, y eso es lo máximo que puedes conseguir. Es una sensación increíble y un reconocimiento a una carrera y a toda la gente que me ha acompañado. Es otra parte de mi carrera de la que estoy orgulloso. El fútbol sala me ha permitido conocer mucha gente, muchas ciudades y jugar con grandes compañeros.

– ¿Qué necesita el fútbol sala femenino para crecer?

– Sobre todo, visibilidad, ser visto. Que las chicas que quieren jugar tengan referentes, que nos faltó al principio. Necesitamos gente que vea que este es un deporte apasionante.

– ¿Le gustaría seguir vinculado al fútbol sala de alguna forma?

– El compromiso con mi trabajo es muy importante para mí y eso es una prioridad ahora, pero de alguna manera siempre estaré conectado con el deporte. Tengo una licencia de entrenador y quién sabe si tomaré ese camino en el futuro, pero por ahora prefiero enfocarme en enfermería.

– ¿Cómo te sentiste el domingo pasado, el día que te fuiste?

– La sensación fue tremenda. Me prepararon una sorpresa muy bonita y me enorgulleció y emocionó ver a mucha gente que formaba parte del fútbol sala en Rioja.

– ¿Hay posibilidades de que el Fútbol Sala Rioja vuelva a la élite?

– Ahora tenemos a EDF Promises en la segunda división, esa es la esperanza, pero es importante tener una cantera, chicas con ganas de jugar y en ese sentido el Fútbol-11 gana la pelea. No sé qué va a pasar en el futuro, pero lo más importante, sin importar el deporte, es que las niñas sepan que si luchan y son disciplinadas, pueden llegar a donde quieran. No deben ponerse límites y, sobre todo, deben estar satisfechos con lo que están haciendo.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *