close
close

Entonces engordando comestibles del jardín a la tienda

Después de varios meses de precios por las nubes, nadie se lo ha perdido, porque un kilo de pimientos, que paga 2,29 euros en el supermercado, cuesta sólo 0,76 euros en el país de origen. O que producir un litro de leche cuesta 0,32 euros en la granja y cuesta una media de 0,76 euros en la tienda. Pero la inflación excesiva este año ha llevado a los compradores a escudriñar todo el proceso, desde que la verdura nace en el jardín hasta que llega al estante. se ordeña la vaca hasta que aparece el tetrabrick en el estante. Y la pregunta siempre es la misma: ¿Cómo llegan los precios del jardín o patio a la tienda? ¿Cuándo ocurren estos aumentos de costos que aumentan el precio de venta? Y de todos modos, ¿quién se beneficia de ello?

La realidad del mercado dicta que cuesta dinero tener cualquiera de estos productos a tan solo 100 metros de nuestras casas, aunque se fabriquen a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia. Muchos procesos son necesarios para realizar el suministro de alimentos diario y en toda el área. Y son muchos los intermediarios que intervienen en la cadena de valor de cada producto, desde cooperativas, empresas de transporte, conservación, envasado y etiquetado, etc. hasta distribuidores, no sin antes pasar por diferentes centros logísticos.

El aumento de la inflación ha hecho que toda la cadena productiva se haya visto contaminada por la subida de precios. Y aquí los costes energéticos juegan un papel fundamental. La electricidad y el transporte suponen más de la mitad del incremento de precios que ven los consumidores en el punto de venta. “La energía influye en todo”, apunta José Miguel Herrero, director general de Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Tenga en cuenta que para tener alimentos frescos en las tiendas, se requieren procesos de enfriamiento complejos (que requieren un alto consumo de electricidad); el transporte, con flotas de camiones obligadas a pagar precios más altos que hace un año por el diésel que utilizan, aunque sea subsidiado; o la disponibilidad de materias primas para iniciar el proceso, como piensos para el ganado o fertilizantes para la agricultura, cuyos precios se han disparado desde que comenzó la invasión rusa a Ucrania.

¿Cómo aumenta el precio final?

Es el incremento aproximado del PVP con IVA sobre el precio original.

Por ejemplo, los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron en agosto en comparación con el mismo mes de 2021.

Desde enero de 2021, el vidrio, el cartón y el plástico, materiales clave para el proceso de envasado y etiquetado de alimentos, se han vuelto más caros.

precio de liquidación del fabricante

Precio pagado al productor por la producción total entregada.

beneficio neto

Transporte al Centro

horticultura

Costos generales

personal

entregas

MARKETING

ORIGINALMENTE

Precio de venta central hortofrutícola

y maizal

beneficio neto

Pérdidas (9 – 12%)

gastos generales

Confección (aparejada

producto en cajas)

MARKETING

AL FINAL

beneficio neto

Pérdidas (5%)

costos de empaque retornable

Costos generales

Transporte desde la sede

beneficio neto

personal

Costos generales

Pérdidas (3,5%)

Transporte al almacén

En algunos casos en los que las tiendas compran a través de intermediarios, el transporte puede estar incluido en el precio de compra.

Los costes con mayor peso en la fase de producción son los asociados a la misma Semillas y plantas y productos fitosanitariosSeguido por el Amortización de estructuras y plásticos de invernaderoDestacando también el coste de la personal.

Fuente: Observatorio de Precios de los Alimentos del MARM.

¿Cómo aumenta el precio final?

Es el incremento aproximado del PVP con IVA sobre el precio original.

Por ejemplo, los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron en agosto en comparación con el mismo mes de 2021.

Desde enero de 2021, el vidrio, el cartón y el plástico, materiales clave para el proceso de envasado y etiquetado de alimentos, se han vuelto más caros.

precio de liquidación

al productor

precio pagado

productor para todo

la producción entregada.

beneficio neto

Transporte al Centro

horticultura

Costos generales

personal

entregas

precio central de venta

Horticultura y Alhóndiga

MARKETING

ORIGINALMENTE

beneficio neto

Pérdidas (9 – 12%)

gastos generales

Confección (aparejada

producto en cajas)

MARKETING

AL FINAL

beneficio neto

Pérdidas (5%)

costos de empaque retornable

Costos generales

Transporte desde la sede

beneficio neto

personal

Costos generales

Pérdidas (3,5%)

Transporte al almacén

En algunos casos en los que las tiendas compran a través de intermediarios, el transporte puede estar incluido en el precio de compra.

Los costes con mayor peso en la fase de producción son los asociados a la misma Semillas y plantas y productos fitosanitariosSeguido por el Amortización de estructuras y plásticos de invernaderoDestacando también el coste de la personal.

Fuente: Observatorio de Precios de los Alimentos del MARM.

Herrero insiste en que en algunos de estos procesos la energía es el costo principal, como en la agricultura, pero en otras actividades, como la cosecha, es la mano de obra. En su opinión, “los costes incrementan el precio del producto de forma uniforme en todas las etapas” y cree que “hay muchas operaciones que son invisibles para el consumidor pero que son necesarias para la distribución hasta el punto de venta”. El titular del Ministerio de Agricultura no ve una fase que aproveche más la situación. “Menos aún después de la implementación de la ley de la cadena alimentaria”, que obliga a no vender a pérdida. “Eso beneficia todo el proceso para que no haya abusos”, reflexiona.

Pero la realidad es que el precio de los comestibles se multiplica casi por cinco desde su origen hasta el consumidor, según datos del último Índice de Precios de Alimentos en Origen y Destino (IPOD) del mes de enero.

Ante esta situación, Gobierno y agricultores se han centrado en los grandes minoristas con los que el Ejecutivo intenta llegar a un acuerdo para montar una cesta de la compra sencilla y sana, con el precio congelado hasta después de Navidad. “Tienen mucho que ver con el aumento que estamos viendo, sobre todo en el producto fresco que no sufre ninguna transformación en la cadena”, critica Andrés Góngora, responsable de frutas y hortalizas de COAG. “Vemos que los mismos bienes se intercambian muchas veces y eso encarece el precio final”, dice.

cadena de distribución

El camino del campo a la mesa es largo. Pero en general hay dos canales de distribución: el tradicional y el moderno. En la primera, el agricultor entrega su producto a una cooperativa o almacén en el punto de origen. Este centro condiciona la producción y la vende a una lonja local oa un mayorista que la transporta a la “Merca” desde donde abastece, por ejemplo, a fruterías, mercados de abastos, restaurantes o pequeños comercios de barrio.

¿El problema? Que las grandes superficies concentran el 70% de las compras de los españoles. Y en Europa, la cifra alcanza casi el 90%. Por tanto, los agricultores también deben vender su producción a través del llamado canal moderno, que implica una venta más directa del campo al supermercado, pero que también implica entrar en la cadena de plataformas, que, según los agricultores, es uno de los eslabones cuyo precio en origen es el más caro.

Denuncian que en cuanto el agricultor entrega su producción a la cooperativa, los supermercados los presionan para que impongan un número de proveedores a quienes les compran, por ejemplo, el cartón para las cajas de empaque, el papel y hasta la tinta para los etiquetas. Y lo mismo sucede con las agencias de transporte, muchas veces externas. “Al final del día, la venta directa no es real, le vendes a sus afiliados o intermediarios que trabajan para ellos a comisión. Si no lo aceptas, te compran el tomate a otros -afirman desde COAG-. Esta parte no genera valor ni para el producto ni para el agricultor. No hay trabajo de transformación ni gestión directa, y es ahí donde se produce el aumento de precios de los productos es lo que menos se justifica”, subrayan.

Los Super se defienden

Los supermercados se defienden asegurando que todos los eslabones de la cadena están bajo presión de costes, recordando que el 52% de la producción agrícola española se destina a la exportación.

“Queremos encontrar una solución para todos, pero el principal problema es la energía y la regulación. La ley de la cadena alimentaria funciona y se hizo precisamente para proteger al eslabón más débil, el agricultor”, afirman desde la Asociación Nacional de Grandes Distribuidoras (Anged). La industria no quiere meterse en el debate del origen y asegura que esto requeriría analizar producto por producto Ponga un ejemplo “el 50% de la producción de limón va directamente a la industria para la elaboración de comidas preparadas, bebidas etc. Otro 25% se exporta y solo el 25% se vende aquí”. parte del aumento se atribuye a un modelo donde la oferta está influenciada por las ventas al exterior o por la industria.

El portavoz de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), Enrique García, admite en este contexto que “no todas las comercializadoras tienen las mismas estructuras de costes” y no tienen “el mismo poder de negociación” para ajustar sus precios frente a frente al fabricante. Pero refleja una realidad que le sorprende y que no se ha dado en otras etapas de la inflación general: “La subida de los precios de los alimentos es muy homogénea entre distintas empresas si los costes que asumen no son iguales para todas”.

De hecho, no ha habido grandes cambios en la cuota de mercado ya que este tipo de movimientos solían ser más habituales.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *