close
close

‘Es un escaparate’: Los jugadores extranjeros siguen eligiendo el fútbol argentino

Antes de la pandemia del coronavirus, el torneo de Primera División contaba con 24 equipos y 115 jugadores nacidos en el extranjero. Sigue siendo el promedio más alto desde entonces, con casi cinco por equipo (4,79). Luego bajaron los valores: 3,46 en la Copa Diego Maradona 2020, 3,58 en la Copa de la Liga de Fútbol Profesional 2021 y 3,61 en el Torneo de la Liga de Fútbol Profesional.

Este año volvió a estar por encima de los 4 puntos porcentuales: 4,43% en la copa que ganó Boca y 4,57% en el torneo que se juega actualmente. Si bien hay muchos jugadores que llevan mucho tiempo viviendo en el país, como el colombiano Frank Fabra, quien no tiene lugar desde su ciudadanía argentina, al mercado actual ingresaron 25 extranjeros, en su mayoría colombianos (8). quienes ya se instalan como la legión más numerosa detrás de los uruguayos.

También se incluyen en este mercado de pasaportes 7 uruguayos y paraguayos, un italiano de origen argentino, un ecuatoriano y un venezolano. La inclusión más resonante de todas es la del colombiano Miguel Ángel Borja a River luego de superar un obstáculo para transferir dinero al extranjero, revisar el contrato del jugador y acordar nuevos términos.

El millonario compró el 100 por ciento del pase por $7 millones más un contrato de tres años. Al jugador de 29 años le sedujo la oportunidad de jugar con la camiseta de River, la ventana a Europa o un mercado más apetecible, la chance de jugar la Libertadores y ser entrenado por Gallardo.

Ignacio Villarroel, segundo vicepresidente de River, explicó a Clarín que aunque la situación es difícil por el valor del dólar, hay dos factores que atraen a los extranjeros: “La competitividad del torneo, aunque hoy estamos en una foto donde eso el prestigio va en aumento ven que se puede perder y hay que estar despierto para poder editarlo y conseguirlo. Y la otra, que es Argentina, Buenos Aires, Córdoba, ciudades lindas para vivir que, aparte de los problemas que tenemos, siguen siendo atractivas para un extranjero”.

“Estoy feliz, estoy agradecido con Dios por la oportunidad que me dio. Creo que me voy a uno de los clubes más grandes del continente por mí mismo. Me voy al Real Madrid de América. muy feliz por eso”, aseguró sin dudar el colombiano en su presentación.

La otra incorporación fuerte fue la del uruguayo Diego Godín a Vélez. La motivación del defensa uruguayo de 36 años es otra. Antes del Mundial de Qatar tiene que estar en forma y activo. Además de los negocios, se dejó seducir por su buena relación con el técnico uruguayo Alexander Medina.

“Cuando di el paso de venir de Europa a Sudamérica para jugar en Brasil, me abrí un poco más. Este último mes me llamó el Cacique Medina, de quien soy amigo desde hace mucho tiempo y lo sé. cómo trabaja la gente como vive los partidos y el día a día y es una linda oportunidad para venir y hacer las cosas bien”, declaró Godín durante su presentación oficial.

La operación no es fácil en estos días. A la hora de firmar el contrato, las negociaciones entre las partes intentan ser equilibradas. Primero se fija el valor en dólares que el jugador quiere ganar por mes, y luego se fija la cifra final, que puede ser el dólar oficial o un valor intermedio entre la brecha cambiaria.

“A veces se gana o se pierde, pero uno trata de ponerse de acuerdo en lo que es más adecuado”, confió a Clarín un directivo de un club porteño, quien está convencido de que el fútbol argentino sigue siendo un escaparate para muchos extranjeros. Los números finos en los contratos son tramitados por los abogados para que todo quede debidamente detallado.

De los 128 jugadores nacidos en otros países, 41 son uruguayos, 29 colombianos y paraguayos, 4 chilenos y estadounidenses, 3 ecuatorianos, venezolanos, mexicanos y brasileños, 2 bolivianos, 2 españoles, 1 italiano y 1 suizo. .

De este universo hay ocho que son hijos de ex futbolistas y nacieron cuando sus padres trabajaban en el exterior: los hermanos Alan y Joel Soñora en Estados Unidos; Federico Redondo y Mateo Pellegrino en España; Shayr Mohamed, Luca Martínez Dupuy y Pablo Bocco en México; y Dylan Gissi en Suiza. Dos más cuando sus padres se radicaron en el exterior: Lenny Lobato (Brasil) y Matteo Trombini (Italia). Salvo los tres mexicanos, todos son inferiores en los clubes argentinos y por eso no ocupan cupo de extranjeros.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *