close
close

Fútbol Internacional | Ex-valencianos por el mundo: Alessandro Florenzi

VALENCIA. Once años después, el Milan volvió a ser campeón de la Serie A. El camino fue largo y las adversidades duras, pero al final eso rossoneros Han regresado a la cima de un fútbol italiano que ha dominado fácilmente a la Juventus durante nueve temporadas consecutivas y el año pasado vio una victoria renovada del Inter de Milán. Señal con cierta autoridad.

La fórmula del éxito del Milán radica en una extraordinaria combinación de talento y experiencia, firmada por Paolo Maldini y Ricky Massara, cabezas visibles de la dirección deportiva, pero magistralmente guiada por Stefano Pioli: un entrenador que, a pesar de las críticas, se quedó en el desembarcado de San Siro. de la zona rossonero y que escribió su nombre en la historia del mítico club lombardo.

Esta temporada la solidez y la solidaridad han triunfado sobre los nombres propios en San Siro. La llegada de Zlatan Ibrahimovic en enero de 2020 dio hambre y protagonismo a un grupo de jóvenes futbolistas que habían perdido a Gianluigi Donnarumma (PSG) y Hakan Çalhanoglu (Inter de Milán) el pasado verano, pero en el que se sumó uno de los mejores porteros de Europa, el francés. Mike Maignan y el veterano delantero Olivier Giroud (14 puntos y 4 asistencias).

“Diría que este Scudetto es una obra maestra. Es la victoria de las ideas, la voluntad y el espíritu de equipo”.

Pablo Maldini

La filosofía y la conciencia de grupo de Stefano Pioli han impregnado a sus jugadores a lo largo de los meses. La calidad del plantel es innegable, pero la fuerza y ​​la solidez fueron las cualidades que marcaron la diferencia ante sus rivales, especialmente ante el Inter de Simone Inzaghi, que hace tres semanas terminó segundo y levantó el título. copa italiana. Eso no quiere decir que algunos jugadores no marcaran la diferencia: Theo Hernández fue un auténtico motor por la izquierda, Franck Kessié, fichado del FC Barcelona para el año que viene, y Sandro Tonali, un todoterreno que jugó muchas veces en el Greatly recuerda Andrea Pirlo, formaban una dupla muy completa en el centro del campo y Rafael Leao nos brindó un auténtico espectáculo futbolístico en este tramo final de la competición.

La profundidad del banquillo también ha sido uno de los puntales que la plantilla le debe a la gestión deportiva y una de las claves para que el Milan pueda llegar al final de temporada en condiciones óptimas para la hazaña. Jugadores como Brahim Díaz, que realizó una excelente primera parte de la temporada, Rade Krunic, Ante Rebic y los centrales Fikayo Tomori, Pierre Kalulu y Alessio Romagnoli supieron aprovechar ese plus de intensidad para superar los numerosos y variados contratiempos que se han producido a lo largo del la temporada desde la calle. Lo más importante es que el defensa central de Dinamarca, Simon Kjaer, sufrió una grave lesión de ligamentos contra el Genoa en diciembre pasado.

“Fichar por el AC Milan y ganar el Scudetto con los rossoneri es un sueño para Simon. Estaba muy feliz después de la victoria, muy emocionado”.

miguel beck, agente de Simón Kjaer, hacia SerieANoticias

Por el lado derecho la actuación también fue fantástica. Davide Calabria era una garantía y un fijo en el lateral, mientras que tres cuartas partes del campo lo ocupaban tanto el belga Alexis Saelemaekers como el brasileño Junior Messias, un chico que emigró a Turín hace una década y trabajó como lavandero durante cuatro años eran máquinas y frigoríficos, supo reaccionar con talento y presentación. A eso hay que sumarle la aportación de nuestro protagonista de hoy, un ganador que ha sabido aportar mucha consistencia al Milán tanto por fuera como por dentro. Alessandro Florenzi, que vistió la camiseta del Valencia de enero a julio de 2020, ya es campeón de Italia.

Roma y Florencia. Florencia y Roma. Nacido en la misma capital, ingresó en el modesto colegio Atlético Acilia a los 4 años y se cambió al Lodigiani Calcio cinco años después. No pasó mucho tiempo para que un ojeador lo notara y Alessandro se unió al ala juvenil de la Roma, el club de su vida. De ahí a Capitán y Emblema Gialorosso: En 2012 ya encontró un sitio en el primer equipo y durante 8 temporadas y 280 partidos demostró su fútbol, ​​su carácter y su amor por este histórico jugador calcio.

La celebración con su abuela en la grada Olímpica ante el Cagliari en 2014 tras su gol y el gol que asistió desde el centro del campo Marc-André ter Stegen ante el FC Barcelona en aquella mítica remontada en la Champions League 2017/2018. Dos momentos que describen a la perfección quién es Alessandro Florenzi y qué significan para él la familia y la Roma.

“Roma es parte de mí; Me fui cuando dijeron que los fans ya no necesitaban héroes”.

Alejandro Florenzi hacia DAZN

En 2020, sin embargo, algo salió mal. Su mala relación con el entrenador Paulo Fonseca lo llevó a separarse del equipo y el romano dejó su tierra natal de 20 años para unirse al Valencia en un préstamo de invierno. En esta temporada conflictiva de la pandemia, el equipo terminó noveno en la liga, perdiendo ante Atalanta en los octavos de final de la Liga de Campeones. Florenzi disputó un total de 14 partidos en los que dejó buenas luces y mucha intensidad, por lo que se ganó el reconocimiento de distintos sectores de la afición.

No viste la camiseta de la Roma desde su salida a principios de 2020. Volvió a irse cedido al PSG la temporada siguiente y esta última temporada hizo historia con el Milan. a los recién conquistados Señal, en el palmarés de la romana figura una copa y una supercopa de Francia; Sobre todo, sin embargo, la última Eurocopa, que Italia acogió en Wembley el pasado verano, brilla de manera especial. Un sueño hecho realidad para un jugador de equipo. Un hombre que dejó todo lo que tenía durante sus seis meses en Valencia y que, con 31 años, empieza a llenar sus escaparates año tras año.

“Valencia me recibió con cariño y cariño… Gracias”

Alejandro Florenzi

Add a Comment

Your email address will not be published.