close
close

Fútbol y Política | dailycritic.com

Lo más interesante del deporte nacional en el que se ha convertido el fútbol no suele ocurrir durante el campeonato, sino precisamente en los meses que transcurren entre el final de una temporada y el inicio de la siguiente. Lo que sucede en las oficinas de los entrenadores y representantes de los jugadores es mucho más revelador que lo que juegan en el campo.

Ver, si no, y, por ejemplo, al ingenioso joan laporta, presidente del Barcelona –del Barça, si se quiere–, cómo sacó una contabilidad creativa para intentar salvar al club que ha vuelto a dirigirle a través de esa estratagema de contabilidad económica que él llama “palancas” nombradas. Se trata ni más ni menos que de la venta de un alto porcentaje de los derechos televisivos por varios cientos de millones de euros que el club debe formar parte de LaLiga durante los próximos 25 años. El primer 10% lo ha vendido al fondo de inversión estadounidense Sixth Street y con él podrá recuperar las millonarias pérdidas del año pasado que parecen haberle impedido fichar para la próxima temporada.

Como estamos, en mi opinión, ya en la quinta o sexta “palanca”, se admite que ya no se pueden contar los porcentajes y los millones que recibió Laporta después de que el club azulgrana siguiera endeudándose durante un cuarto de siglo. . Y todo eso ya lo he olvidado para poder hacer estos grandes fichajes, que al menos a priori le dan al entrenador ciertas posibilidades de llegar a lo más alto en el próximo campeonato liguero y en la Champions.

se esta haciendo algo similar Pedro Sánchez, Primer Ministro, aumente el gasto público sin límites; repartir unos céntimos por litro de carburante al ciudadano que va a la gasolinera y todavía se está planteando cómo puede repostar con los mismos euros del año pasado a la mitad, o regalar viajes en tren durante tres meses a quien realmente Lo necesitan ciudadanos agradecidos ante la magnanimidad de su Presidente. Eso sí, muy pronto se dan cuenta de que ese dinero es de ellos y que el Estado recauda a través del IRPF, el IVA y los cientos de impuestos que asfixian al mismo ciudadano. Y todo ello junto a este demente plan de “medidas de conservación, eficiencia energética y reducción de la dependencia energética del gas natural”. No todo es suficiente para intentar desviar la atención de los ciudadanos del caos económico en el que nos ha metido el gobierno (deuda, inflación, PIB, empleo…) y que será muy difícil acabar con él solo por eso de desterrar de la conciencia de los ciudadanos es el látigo que la golpea cada día, cada hora, cada momento.

Campeón de desastres

El pasado junio fue hace cuatro años. Pedro Sánchez formó su primer Consejo de Ministros tras ganar la moción de censura Mariano Rajoy. Solo siete de los ministros que nombró sobreviven hoy (nadia calvino, teresa rivera, margaret eichen, María Jesús Montero, Fernando Grande Marlaska, Reyes Maroto Y avión louis).

Atrás quedaron los días en que Sánchez fue el líder político mejor valorado. Cuatro años después, el presidente casi nunca pone un pie en la calle. Y si es así, entonces casi en secreto, porque cuando los ciudadanos ponen sus ojos en él, pronto lo abuchean y lo culpan.

El problema del Presidente ahora es todo lo contrario, que es tan conocido que ya nadie confía en él. Su falta de credibilidad debido a las constantes contradicciones en las que se encontró durante sus cuatro años en el cargo hablan por sí mismas más que cualquier movimiento de malabarismo político. Tampoco sus constantes campañas de sesión de fotos a lo que se convierte toda medida o acción política.

Precisamente por ese desamor, que el español ya no teme expresar (el “¡Fuera, fuera…! foro internacional en el que se mueve más cómodo que en cualquier ciudad de Extremadura, de Canarias, de Castilla, Andalucía, Galicia o Aragón Por cierto -al menos eso pienso yo- sus apariciones en la cumbre de la OTAN en Madrid, en Moldavia, Bélgica, Polonia, Marruecos, Francia, Rumanía, Eslovaquia, Italia, Irlanda, Alemania o Ucrania, que en Al final le dio un llamativo internacional Dando un puesto que amortigua un poco el batacazo que se va a dar en las próximas elecciones.

Pero me temo que tampoco laporta ninguno de los dos Sánchez Serán fácilmente reclutados en el futuro mercado ejecutivo para dirigir las fortunas de cualquier institución, pública o privada, con un trasfondo tan artificioso y fraudulento como ineficiente e ineficaz. Veremos.

Add a Comment

Your email address will not be published.