close
close

Historias de futbolistas Roberto Valenzuela El fútbol es un mundo de hipocresía ex Universitario IMP | DEPORTES

Cuando decide hablar, no se guarda nada. Ha sufrido tanto, la vida lo ha lanzado contra obstáculos que a cualquier otro le sería difícil esquivar, resbaló solo pero supo levantarse y ahí radica su éxito. Roberto Valenzuela Jugó en Universitario de Deportes, defendió los colores del Deportivo Municipal y del Sport Boys, la pasó mal, fue un vagabundo, regentó su restaurante, dirigió a chicos que necesitaban una oportunidad y advertía de las cosas buenas y malas del fútbol.

VER: Kimberly Chang denuncia a Alberto Quintero por ocultar cuánto gana realmente en la U

Roberto, te veo en tu mejor momento.

Tengo una esposa que me conoció cuando estaba en mi peor momento.

que tan malo eras

Mi señora me recibió con un par de pantuflas, cada una con un agujero en la punta.

¿No te cuidaste?

Vice te gana, pero ella me hizo ver la vida de otra manera.

¿Qué más te hizo cambiar de opinión?

Mi Padre que está en los cielos me habló al amanecer: ‘Hijo, cambia’

y los amigos?

Si juegas, tienes un millón. Todos los vecinos te saludan.

¿A?

Te vas del fútbol y ya nadie te cuenta.

Todo cambia

Pero tenemos que darnos cuenta de que quien lo hace primero es el futbolista. Y tienes que ser testigo de ello.

¿De qué estás hablando?

Que estás entrevistando a alguien por primera vez, te dice que nunca te olvidará y luego no contesta el teléfono.

esto es casi normal

Pero quienes deben encontrarlos son los padres. Diles: “Te llama el periodista que te entrevistó por primera vez, contesta”.

Siento que cuando se acaba la pelota vuelven a su realidad

Cuando ya no eres famoso, las “piernas” se van.

¿Por qué?

Ya no les das botellas de whisky, no les dices que se lleven esta camiseta.

mujeres tambien?

Vas con el compañero que es mejor que tú.

que malos son

El que te vio feo te dice: “te amo”.

Aparecen los ‘Splinters’

Yo no la llamo así, la llamo Cag….

¿Son no deseados?

He visto compañeros de trabajo deportados por no viajar en la siguiente fecha y quedarse con la esposa de su amigo.

Cuéntame otro caso?

Una vez vi que un joven recién ascendido a primera estaba con su hermana, que era muy hermosa, y el capitán del equipo se la llevó.

¿Y si fuera la novia?

Los árbitros lo miran con diferentes intenciones.

¿Y sucedió que se lo llevaron?

Sí, pero también pregunto: en este caso, ¿la mujer no tiene tanta culpa como la otra?

El poder del dinero

no creas Hay futbolistas misioneros que no tienen nada en la cartera y le han quitado la mujer al consagrado.

LEER: Melissa Klug asistió a Sport Boys – Cienciano; pero su prometido Jesús Barco no jugó

¿El jugador olvida de dónde viene?

No todos, pero algunos olvidan que comían trigo todos los días, que ni siquiera sabían leer su contrato.

¿Y ahora?

Conozco a alguien que trajo familiares, pero no para acompañarlo, sino para hacerle mandados y dejar que limpiaran el baño.

Esto es una lástima

He visto a los que ahora lo están haciendo muy bien, cuando los llama un excompañero, le muestran el teléfono al grupo y dicen: “Mira, me está llamando para pincharme”.

Trabaja para desarrollar jóvenes con talento futbolístico (Foto: Allengino Quintana)
Trabaja para desarrollar jóvenes con talento futbolístico (Foto: Allengino Quintana)

Vendías chocolate, ¿te pasó algo similar?

Una vez se burlaron de mí. Me dijo que no compraba huevos…

¿Cómo reaccionaste a eso?

Lo envié lejos.

¿te respondió?

No y ahora se trata de…

Ahora has abierto un restaurante.

se llama el ‘Vale Vale Especias’se encuentra el campo deportivo ‘El Capo’, en la azotea del ‘Centro Lima’.

¿Cómo construiste el lugar?

La cancha me la puso a mi disposición el Sr. Kike Parodi y los fines de semana vendo comida a las personas que alquilan las canchas para sus fiestas deportivas.

¿Quién te dio la mano?

Wilfredo Begazo, que estaba jugando conmigo, me dio la puerta.

¿Quién más?

La “quimio” de Solar También.

¿Es tu amigo?

Me quiere mucho, cada vez que viene a Lima me dice que vaya a su casa y me da bolsas llenas de ropa de gimnasia.

¿Cuándo comenzó esta amistad?

Volvió a la ‘U’ tras su paso por Europa y yo había sido ascendido a primera.

¿Qué sucedió?

Una mañana, antes de la práctica, le dije que no habían pagado y me dijo: ‘Pídele a ‘Pajita’, el utilero, la llave de mi carro, hay dinero en la guantera, llévate $100 para ti y toma otro, para que puedas comprar pan con chicharrones para los muchachos.

¿Te las arreglaste?

Sí, y cuando fui a buscar el dinero, encontré que había fajos de dólares, mucho dinero.

¿Te ha hecho agarrar más?

No, pero supuse que me estaba midiendo.

¿Como termino la historia?

Volví con la llave y me dijo: ‘Me han dicho algo diferente de ti’.

Hablemos de la academia.

Es la escuela “Vale – vale y cava”. Trabajamos junto a Walter Cavallini. Entrenamos de lunes a viernes a las 7 am en la ‘Cancha Azul’ en San Miguel.

¿Son chicos?

Reforzamos y potenciamos las cualidades de los jóvenes que están en condiciones de jugar en 1ª, 2ª división o fuera de ella. Varios de nuestros muchachos participan en torneos profesionales y la ‘Copa Perú’.

¿Cómo llego a ti?

Ingresa a mi Facebook Roberto Ernesto Valenzuela Falla o escríbeme al WhatsApp: 966434715.

Un abrazo por esta sinceridad.

Gracias por considerarme.

MÁS INFORMACIÓN:

Add a Comment

Your email address will not be published.