close
close

La confianza, la clave del fútbol

Eso de ‘el fútbol es un estado de ánimo’ no se sabe si lo dijo Valdano o Menotti porque se repitió suena un poco viejo. Sin embargo, es extraño que un equipo que recientemente ascendió al segundo lugar con innumerables problemas con los cambios de jugadores y la conformación de la plantilla esté en cabeza después de cuatro días. Inaudito. Este es el Albacete que, tras dar la campanada y ascender en el Riazor del año pasado ante un Deportivo con mucha influencia vallisoletana (allí estaban Rubén de la Barrera y Julio Hernando como preparador físico), manda en esta clasificación invicto. Sin embargo, ahora es el propio Alfonso Serrano (otro vallisoletano) el encargado de afinar gaitas y dice que es mucho tiempo. Y que vendrán mal.

El director deportivo de Serrano, al igual que Chema Aragón, es heredero de Ramón Martínez y Santi Llorente. Se podría decir que casi los dos que inventaron este personaje fueron casi los mismos que tuvieron más éxito que en casa. Alfonso Serrano tiene a Alba encima y eso solo puede ser por el factor confianza de los jugadores. Eso es difícil de apagar.

Si hablamos de confianza en una clave Blanquivioleta, hay un futbolista que muestra un inicio de campaña excepcional. Es Kike Pérez. Después de mudarse a Elche el año pasado, parece haber regresado a casa con la condición de suplente o un jugador destinado a luchar por solo unos minutos por partido. Sin embargo, el toledano, que fue potencial retirada la temporada pasada, ha demostrado lo que significa dejar atrás al equipo y tener más jerarquía que hoy Roque Mesa y Aguado.

El pase de izquierda que le pegó a Weissman el pasado lunes lo firmaría cualquier futbolista de Karat. En su forma de moverse, ejecutar, colocarse en la cancha, me recuerda a uno de los mejores Caminero. No llega a los que jugaron el Mundial de USA 1994 porque es muy difícil, pero funciona. Aunque tienen piernas diferentes, José Luis Pérez Caminero y Kike Pérez comparten algo más que su primer apellido.

¿Qué está en la mente del jugador? Creo que es una cuestión de confianza, creer en lo que se está haciendo y saber cómo hacerlo. Kike juega así porque creía mucho en ello. En su corazón cree que puede ser un futbolista importante para este equipo. También aprovechó su ocasión, quizás su presencia física en el mediocampo corto, para romper la portería. Lo mismo parece estar ocurriendo ahora en la Orquesta de Albacete.

Hablando de fe. Un recuerdo de la Virgen de La Salve de su ciudad para el boecillano Fernando del Valle ‘Chumi’, el torero sanferminero que desde hace dos décadas viste siempre la camiseta del Real Valladolid. Lo pilló un toro en Cuéllar el pasado 29 de agosto y todavía se está recuperando de la mano. Pero espera seguir dando pelea en blanquivioleta. Y tampoco falta la confianza.

Add a Comment

Your email address will not be published.