close
close

La ‘dogtora’ Candy se retira en Lleida

Maylos Rodrigo estaba predestinada a ejercer la medicina desde temprana edad: tiene muy mala letra. Hoy es médico de cabecera en un ambulatorio de Lleida, el CAP Bordeta-Magraners. Cuando era niña, pedía a los Reyes Magos lo mismo cada Navidad: un cachorro, “pero de verdad”. Y todos los años, sus majestades parecían no entender el pedido y le traían un peluche. “La culpa es de mi letra”, se dijo a sí misma.

Sus padres le han explicado que un apartamento no es un lugar para un perro. “No entendía por qué el segundo podía ser un pastor alemán y el tercero no un cachorro.” Creció sabiendo que cuando fuera mayor de edad lograría su sueño. Eso determinó su destino, pues originalmente tenía planeado estudiar medicina veterinaria, pero habría tenido que mudarse a otra ciudad y el dormitorio no permitía mascotas.

tu ultimo dia de trabajo

tu ultimo dia de trabajo

XJ

Así que decidió quedarse en Lleida, estudiar medicina y tener un perro. Ella está feliz con la decisión. Ella es conocida por muchos en su ciudad. el doctor del perro . No es que los sabios no entendieran su carta, sino que querían que la semilla echara raíces, brotara y diera muchos frutos. Una de esas frutas es una empleada muy especial, Candy. Que dotora Candy, una Cavalier de 12 años.

El nombre completo de la raza es Cavalier King Charles Spaniel, pero un título tan pomposo desmiente a una criatura tan humilde. Los niños le deben un memorial por ayudarlos a perder el miedo al dentista y a que les extraigan sangre. Nada más llegar saluda a todo el mundo, su cola se convierte en un limpiaparabrisas, metes el carné del Institut Català de la Salut, como cualquier otro aseo.

Nico y Laura, de tres y ocho años, fueron los últimos “pacientes” de este veterano caballero


La placa dice: “Candy, gossa de teràpia”. Parece un cachorro con alegría, pero lleva una década trabajando. La catarata amenazante se adivina en sus ojos. El día 15 fue su último día, su despedida, aunque visitará el CAP de vez en cuando. Lo hizo el pasado martes para un reportaje televisivo recreando el trabajo que viene realizando (y que ahora seguirá realizando su adjunta, Heidi, de 10 años, otra caballera).

la vanguardia asistió a su retiro oficial. Sus últimos pacientes fueron Nico, de tres años, y Laura, de ocho. A pesar de su edad, Nico se saca sangre regularmente por un problema que afortunadamente ya se está solucionando. El perro lo ayudó a calmarse. Antes de ir a la consulta, jugaron. Nico construyó una torre con barriles de plástico y dijo play. Y Candy derribó la torre con su nariz.

Con Nico, 3 años

Con Nico, de 3 años, de la mano de su madre.

XJ

Cuando se acostó en la camilla y vio la jeringa, el estado de ánimo de Nico comenzó a tambalearse. “Dejaré que me apuñales, pero solo un poco, ¿de acuerdo?”, le dijo a Keyko Solé mientras comenzaba a hacer pucheros. Ni siquiera la presencia reconfortante de su madre Elisabeth pudo calmarlo. Pero luego Candy se acostó a su lado y comenzó a lamerle la mano. Y ocurrió el milagro. Las agujas dejaron de existir.

Nico no dijo ni pío. dr. Rodrigo, dueño y entrenador de Candy, sonrió, al igual que la pediatra Júlia Jové. La directora de la CAP, Montserrat Ribes, no desaprovechó la cita. Tampoco la enfermera Carme Naudí y Marina Campos, residente. Todos elogian la eficacia de las terapias asistidas por animales. Cuando terminó la extracción, el perro le tendió una pata a Nico para que le pusiera una tirita.

con el parche

con el parche

XJ

El CAP Bordeta-Magraners fue el primer ambulatorio de España con terapias asistidas con animales. Siguieron, entre otras iniciativas, las de los Hospitales Universitarios Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona) y 12 de Octubre de Madrid. Ambos fueron visionarios: el primero cuando puso en marcha una unidad de intervención canina; y segundo, a la hora de realizar estas terapias incluso en la unidad de cuidados intensivos pediátricos.

Pero nadie desbancará jamás este referente de los servicios básicos en Lleida. Gran parte del mérito es de Maylos Rodrigo, especialista en medicina familiar y comunitaria, pero también adiestrador canino, educador y reconocido especialista en la materia. No es casualidad que su tesis doctoral fuera Intervención asistida con caninos en pacientes geriátricos con dolor osteoarticular y polifarmacia .

Laura, 8 años, junto a los doctores Jové y Rodrigo

“Jugando”, dice Laura, de 8 años, junto a los doctores Jové y Rodrigo

XJ

Los primeros ejemplares de la Bordeta Magraner ayudaron en la estimulación cognitiva de las personas mayores. Candy y próximamente Heidi, su adjunta, han participado en un ensayo clínico que ha beneficiado a casi un centenar de niños que han tenido que someterse a una extracción dental o análisis de sangre. Tal fue el éxito que CAP Primer de Maig importó la iniciativa con Queen, una caniche.

El único problema es que debe haber dos grupos para comparar los resultados: un grupo de control (sin perro) y un grupo de intervención (con perro). La admisión a un grupo u otro es casual, pero cuando se trata de lo ordinario, todos los padres intentan pedirle al perro un cambio. ¿Por qué? Laura, de ocho años, sabe la respuesta. “El día anterior a su visita al CAP, estaba llorando y muy angustiada”, explica su madre, Patrícia.

Y los miedos se fueron

Y los miedos se fueron

XJ

también lee

Laura es una niña hermosa y valiente, pero hace tres meses la volvieron a analizar y le fallaron los nervios. Incluso su madre tuvo que ayudarla a sujetarla. Esta experiencia la traumatizó y el día 15 acudió al quirófano muy desesperada. Esta vez, sin embargo, tenía una sorpresa. Un perro los estaba esperando con la cola abierta. Estuvo con ella antes, durante y después de la extracción de sangre. Adiós al miedo.

Un niño pequeño que solía tener miedo a las agujas y las batas blancas ha venido a pedir un nuevo análisis de sangre. “Espero tener otra caries y volver a ver a Candy”, dijo otro. Pero en este CAP de la capital del Segrià aprovechan las circunstancias para hacer pedagogía y le contestan: “No, Candy quiere que te laves todos los días los dientes y que tengas una boca muy sana”.

Candy, junto con otros perros de terapia

Candy, junto con otros perros de terapia

XJ

A veces, mientras paseaba a Candy, Maylos Rodrigo (que tiene otros dos perros de terapia en casa y está a punto de tener un cuarto) escuchaba a una madre decirle a su hija: “Mira, ese es el perro, tú extraer Sangre “. Para responder a esta pregunta, el médico en realidad recurre a “solo”. extraer Miedos”, pero luego recuerdos brillantes de otra niña que trabajaba duro para mejorar su letra cada Navidad: “Un verdadero cachorro”.

Así es, caramelo. Y salud. y reina y Laica. Y los que ya no están, como Dreik, Davor o Trevor… Sólo son felices si hacen felices a sus compañeros de viaje, a la gente. Intentarán hacer esto hasta el último día de sus vidas, aunque se queden medio ciegos, la artrosis les impide caminar y tienen que pasar el testigo a ejemplares más jóvenes. Ayudar a la gente no es un trabajo. Es su único propósito, su vida. son perros de verdad

Tags:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *