close
close

La llamada que les permite robar tus datos bancarios

Una llamada con mucha trampa, eso es exactamente lo que es ‘vishing’. Los ciberdelincuentes te llaman y roban tu información bancaria. Pero, ¿cómo lo hacen? ¿Cuáles son esas peligrosas llamadas que debemos evitar? ¿Ya has caído en alguna de sus trampas? Llamadas de números desconocidos que solo emiten un pitido cuando se contesta, o aquellas que intentan venderte u ofrecerte productos que suenan sospechosamente apetecibles. Ten cuidado, podría tratar de hablar contigo. Esto se hace a través de llamadas telefónicas en las que el atacante se hace pasar por una empresa, organización o incluso una persona de confianza para obtener información personal de sus víctimas.

Se diferencia de otras estafas por el canal utilizado para llevar a cabo la estafa, es decir, el phishing (por correo electrónico) o el smishing (por mensaje de texto, también conocido como SMS) son los más populares. Además, se conoce como vishing ya que es una combinación de técnicas de voz y phishing.

Cómo funcionan los estafadores

En primer lugar, el atacante obtiene información confidencial sobre su víctima, como su nombre y apellido, dirección de correo electrónico, domicilio, parte de los datos de su tarjeta de crédito, etc. mediante el uso de técnicas como el phishing.

Una vez que tienen esa información, llaman a la víctima, a quien tratan como un cliente, haciéndose pasar por su banco, una empresa de mensajería o un servicio de tecnología para usar la información anterior y que su víctima confía en ellos. Después de eso, intentarán obtener más información, engañar al usuario para que instale malware en su computadora o realice algún tipo de pago.

En lugar de llamarlo directamente, pueden usar un mensaje grabado generado por un robot para notificar a la víctima sobre un problema y proporcionarle un número de teléfono al que puedan contactar para solucionarlo.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) señala los casos más comunes:

Llamada informando sobre la concesión de algún tipo de ayuda. Para que la víctima pueda recibirlo, se le solicita una serie de datos personales y bancarios, y en ocasiones se le pide que descargue una aplicación para brindarle la “ayuda”.

Un supuesto técnico informa por teléfono de que hay una incidencia que podría afectar gravemente al sistema informático. El estafador afirma que realiza controles remotos en los dispositivos de las víctimas y requiere descargas de software para acceder al producto y robar los datos.

Participación en un concurso que no existe. El maltratador llama para informar de una campaña a punto de caducar, tras describir el supuesto premio pide nombre, apellidos, dirección postal y domicilio.

Una supuesta cadena de supermercados llama para ofrecer un cheque regalo canjeable en una de sus tiendas y pide datos personales o bancarios.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *