close
close

la tarde Argentino de Quilmes tuvo cuatro porteros… y perdió por goleada

La roja la sufrió el portero suplente de Argentino de Quilmes, lo que complicó todo

Los Rojos sufrieron con el portero suplente de Argentino de Quilmes, lo que complicó más las cosas – Créditos: @Captura

Sábado, a partir de las 15.30 h. Tarde soleada de primavera, ideal para disfrutar de un partido de fútbol. Una de las de ascensión, de hacha y tiza, punto y arriba. El pintoresco Estadio Mario Losino se instalará en Zárate, tiene una capacidad para unos 6000 espectadores (pocos quedan sentados y se puede ver tranquilamente desde todos los lados) y fue inaugurado en 1942. Sufre los rigores de los tiempos, aunque por momentos tiene una historia que contar que va más allá de la urgencia del presente, de un desenlace.

Es una historia de ascensión.. Una historia que parece imposible enmarcada por historias que mezclan nostalgia, fútbol y mucha fantasía. Ese no es el caso: eso realmente sucedió.

El cuarto gol de Defensores Unidos y... el tercer portero del Mate

Cuarto gol de Defensores Unidos y… Tercer portero del Mate – Créditos: @Captura

34. Fecha de la primera B, el tercer torneo en nuestros medios, por detrás de la Liga Profesional, integrada por 28 equipos (al menos por ahora), por detrás de la Primera Nacional, integrada por 37 equipos. Asequible 17 equipos entusiastas que buscan la única subida y por supuesto evitar el descenso. Deportivo Armenio es campeón del Clausura; La apertura ha terminado.

Defensores Unidos se encuentra con Argentino de Quilmesel bello Mate, una de las máximas instituciones del fútbol local, de 122 años, conocido como el “primer club criollo”. Juan Carlos Kopriva es el carruaje, el vikingo, un símbolo del ser.

Es el equipo que más goles ha sufrido en la competición: 24 en 16 juegos. Evidentemente tiene serios problemas en su propio arco y una última línea que no ofrece mucha resistencia. Lo ocurrido, sin embargo, es todo un acontecimiento: la derrota 4 a 1 (lógicamente dado el escenario y el contexto) tiene el complemento extraordinario de haber estado con cuatro arqueros, que van y vienen durante 90 minutos. Cuatro porteros (al menos cuatro nombres propios bajo los mismos bateadores, en el mismo juego) no lograron evitar un nuevo declive. Sin querer pasaron a la historia, otra de ascensión.

La tarde escénica comienza con dos goles de… Argentino de Quilmes. A los 18 minutos, Franco Sosa. A sus 25 años, Daniel Silvani está en contra. Un rebote: Fue una tarde desafortunada. A los 44, Alejo Macelli le da la vuelta al resultado, acabando con la faena del primer capítulo: 2-1, los dos goles sufridos fernando vidandelesionado y reemplazado por sergio meli al inicio de la segunda mitad.

Goles de todos los colores en una tarde que pocos olvidarán

Goles de todos los colores en una tarde que pocos olvidarán – Créditos: @Captura

Defensores Unidos, la verdad juegan mucho mejor pero Argentino de Quilmes está cerca de igualar. Se aferró a un breve récord de cinco empates y una victoria que mantuvo su moral alta. Si en el arte del boxeo una mano puede cambiarlo todo, en el juego más popular un balón parado, ensayado con cierta precisión, puede igualar las aparentemente abismales diferencias.

Ese no es el caso. Poco y nada pasa hasta que Meli es expulsada porque las reglas son despiadadas con el último hombre. Tiro libre para el equipo de Zárate. Nicolás Morro, un defensor, ocupará la puerta. Martín Giménez (el mismo que sufrió el durísimo chut) convierte el tercer gol con una deliciosa falta que le lleva al reducido. Hay un pico previo que complica la reacción: es justo mencionarlo.

Teniendo en cuenta que el goleador improvisado no ofrece demasiadas garantías (Luis Olivera, un lateral izquierdo sorpresa convierte el 4-1), Kopriva tiene un cambio: Mateo Ormart Entra por Nicolás Muscio, se pone los guantes y va al arco.

Al menos en los entrenamientos no es nada nuevo: los defensas, los centrocampistas, incluso los delanteros, en su mayoría, buscan el gol. Se ponen los guantes y tratan de volar: uno de los antiguos anhelos humanos. No hace tanto tiempo Enzo Pérez, el símbolo de River, lo hizo en un partido de Copa Libertadores. Y también cuando Leonardo Ponzio, un amigo, se despidió del fútbol. Se trata de intentar, intentar.

Ormart se tira alma y vida y salva a su equipo. salvarlo de la quinta. No hay mucho que celebrar, eso es cierto. Sin embargo, valió la pena.

Tags:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *