close
close

Los operarios retiran casi 2.500 toneladas de algas de las playas y calas de Campelleras de abril a julio

Trabajo intenso, intenso y diario de máquinas y operarios de limpieza de playas entre los meses de abril y julio en los arenales y calas de El Campello. En el período comprendido entre el 7 de abril y el 26 de julio se registraron un total de 309 operativos especiales para retirar las algas acumuladas, cuya proliferación este año ha sido imparable debido a las condiciones del viento y las corrientes marinas que están provocando una resistencia masiva en las costas.

Pese a las recomendaciones de organizaciones ecologistas y algunas administraciones públicas, que aseguran que las algas protegen el litoral y evitan su erosión, el Ayuntamiento de El Campello decidió realizar unas labores de recogida para dar seguimiento a las denuncias de vecinos y visitantes. Durante ese tiempo se retiraron nada menos que 2.451.000 kilos de posidonia muerta, una cantidad sin parangón en la historia de la comunidad.

Estas casi 2.500 toneladas de algas se han llevado a secaderos y corrales de animales especialmente equipados, donde se forma un lecho para mantenerlas frescas y protegerlas de bacterias.

Los trabajos de extracción de algas se han producido en la zona de Coveta (70 actuaciones), Muchavista (46 transbordos), Carrer la Mar (24 camiones completos), Rincón de la Zofra (92 intervenciones) y Almadrava con 77 operaciones registradas.

Este año, la propagación de posidonia muerta en las playas fue inusual. información


circunstancias especiales

Según Gabriel Soler, director científico del Instituto de Ecología Litoral (IEL) con sede en El Campello, este año se dieron circunstancias especiales que explican la acumulación de algas en las orillas. Estas son las tormentas que se han presentado durante el invierno y la primavera, además del comportamiento de las corrientes que jalan los depósitos.

“La posidonia que se va desprendiendo y muriendo se deposita en el fondo de la pradera”, apunta el científico, “pero cuando hay muchas corrientes se desplaza hacia la orilla, y las condiciones ambientales del mar en los últimos meses han causó un derramamiento masivo”. Es algo completamente normal y natural, “producto del clima marítimo”, concluye Soler.

Del mismo modo, el concejal de Playas e Infraestructuras Turísticas, Rafa Galvañ, señala que se trata de un proceso natural. “Todos debemos entender que la playa no es una piscina, que la aparición de algas indica que el mar está sano y que no todas las algas se pueden quitar porque siempre llevamos con nosotros parte de la arena que ya no se va a restaurar».

La normativa (Decreto 64/2022 de la Comunidad Valenciana) establece que a partir de ahora la retirada de algas requerirá un permiso especial del Ministerio de Medio Ambiente, del que dependerá si los ayuntamientos podrán o no realizar estas acciones y cómo

Add a Comment

Your email address will not be published.