close
close

Revoluciones | Marca

No hablaremos de deportes de motor, no, sino de esas revoluciones que se estn planteando en los ltimos tiempos dentro del mundo del deporte y, principalmente, en el ftbol. No sern ni la francesa ni la rusa, grandes estandartes de cambios sociales, sino otras ms pequeas pero que pueden traer grandes cambios.

La primera nos pilla ms lejos, aunque es de nuestros vecinos franceses, que apar

te de que el presidente de la Federacin Francesa est siendo investigado por un asunto sexual, la misma ha tenido que plegar velas ante la insistencia de Mbapp en negociar sus derechos de imagen dentro del equipo nacional.

La FFF no tuvo ms remedio, hace unos pocos das, que acordar negociar los derechos de imagen de sus futbolistas para, me imagino, pagarles ms cuando se utilicen estos al representar a los

bleus

.

Conseguido el xito de sentar a la Federacin a la mesa de negociacin, Mbapp ha reaccionado con celeridad, manifestando que no es solo para l, sino para todo el equipo. Lo extrao es que solo l sala en prensa (o a travs de sus asesores) para reclamar el respeto a sus derechos. Los dems, agazapados, van a tener ahora el xito econmico que su lder ha abanderado.

Siempre ha habido gente que se ha aprovechado de la audacia de los aventureros.

Lo extrao es que nada se diga de los clubes, los empleadores de esos jugadores, a los que se les priva durante muchas semanas al ao de sus activos

, sin que se les retribuya, salvo unos 8.000 euros por da y por jugador en las fases finales de las competiciones internacionales. Quid entonces de los derechos de imagen que pertenecen a los clubes y que utilizan las federaciones a travs de sus jugadores? Mbapp y los suyos van a conseguir algo, o mucho, pero los clubes se quedan al margen. Otra revolucin a iniciar?

Y, ya en casa, tenemos el asunto de las 15 jugadoras seleccionables del combinado espaol femenino (luego con apoyo de otras) que escribieron a la RFEF su deseo de no ser seleccionadas

mientras “no se revirtiera una situacin” en la que se est ahora y que “afecta a su estado emocional y personal”. A m me hubiera gustado menos eufemismos y una buena dosis de transparencia. Qu pasa en la seleccin espaola? Que se diga y que podamos todos saber y, si hay que actuar en consecuencia, se hace.

Pero este toma y daca no nos ensea las cartas y es lo que habra que saber.

Dicen las jugadoras que no piden la destitucin del seleccionador Vilda, pero tampoco nos dicen qu hay que hacer para ‘revertir’ la situacin y volver a un estado emocional propicio para jugar de nuevo con Espaa. Pequea revolucin esta pero que es una pena que no se conozcan los entresijos, ahora que el ftbol femenino estaba siendo ms visible. Esto, creo, no ayuda a crecer. Mbapp fue claro: ms dinero! Como cantaban los Ronaldos a su pap. Pero aqu no se ve tanta claridad…

En fin, pequeas o grandes revoluciones que hacen que este otoo empiece caliente.

Mientras nos empezamos a tapar (tras los sofocos veraniegos), llamo la atencin sobre el libro de Mary Lawson ‘Un pueblo llamado Consuelo’, un pequeo lo en un lugar en el que estara bien que hubiera una minirevolucin… Que lo disfruten.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *