¿Quién no sueña con vivir como un rey? Y qué mejor manera de hacerlo que en un palacio. La geografía española está plagada de ella...