Las cifras del Sky Cruiser, el hotel-avión de Hashem Alghaili, son alarmantes. 5.000 pasajeros, varios restaurantes, una piscina, un teatro, un gimnasio, ascensores, un centro...