Tal vez, como quien te escribe estas líneas, eres amante de los programas de concursos culinarios y de los realitys que sabemos que son pésimos...