A mediados de febrero de 1952, una conversación cambió para siempre la vida de José Vitos. Tenía entonces veinte años y hacía tiempo que practicaba...