Habría quien afirmara que fue un milagro. Al menos sin la intervención divina. La imagen es casi increíble: los cuatro lados de una finca rústica...