Deberíamos llegar a un consenso: Guillermo del toro ya podemos llamarlo embajador del terror. O bien la fantasía más oscura, retorciendo los cuentos de hadas,...