Lo primero que debes saber es que tu pelo sufre más durante la época estival: el sol, el calor, la piscina, la playa… son factores...