En verano, los ojos están más expuestos a los riesgos: el sol, la arena, la sequía, el calor, el cloro y las bacterias del agua...