A veces hay que dar un paso atrás para dar dos adelante. La frase, trillada hasta el paroxismo, le sienta perfectamente. Xavi Simón, el chico...