close
close

Un campeonato de fútbol para romper barreras

mujeres indigenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron su trabajo en el campo por unos días para calzarse las botas, vestirse con las faldas y camisetas de su equipo y presumir sus habilidades futbolísticas en el primer campeonato departamental de mujeres indígenas.

“Siempre hay que seguir adelante. Fútbolseas mayor, decimos con nuestros compañeros que nos morimos jugando, aunque juguemos contra viejas”, confesó Lizbeth Meneses, delantera del equipo de Mizque, ganador del torneo.

Meneses, de 31 años, viajó con su hijo de 3 años junto a sus compañeros desde la localidad de Mizque, a unos 150 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, para llegar al estadio Félix Capriles y encontrar la forma de brillar allí. cancha de baloncesto en el Primer Campeonato Divisional de Mujeres Indígenas de Cochabamba.

Los requisitos para este torneo eran locales, mayores de 25 años, madre y divertirse fiesta de futbol

La planta más grande del mundo, un organismo marino que mide unos 200 kilómetros cuadrados, más de tres veces el tamaño de la isla de Manhattan, ha sido encontrada en Australia Occidental por científicos que estiman que tiene alrededor de 4.500 años, según un estudio publicado.

En Australia descubres la planta más grande del mundo, que tiene 4.500 años

sigue leyendo

Las mujeres del equipo de Meneses entraron al campo con una camiseta blanquinegro tapada por una ponchillo Azul claro a juego con el color de sus faldas, algunas con trenzas típicas de cholita y otras con moño para mayor comodidad.

Algunos de los jugadores confesaron que no siempre se visten falda en su vida cotidiana, que pertenece a la vestimenta tradicional de las Cholitas en Bolivia, y que esta prenda hace un poco más complicado el juego, por lo que usaron una más liviana.

“Es muy difícil, hay diferentes tipos de faldas, algunas son pesadas, elegimos las livianas por comodidad”, dijo Meneses.

El director técnico del equipo Mizque, Emil Álvarez, comentó que varios de los 14 jugador Quienes vinieron a este encuentro no entrenaban con pollera y para muchos fue “una sorpresa” tener que jugar así, pero lo hicieron bien.

Hace dos meses cuando la convocatoria de la competenciaMeneses, junto a su equipo de Mizque, se prepararon para darlo todo en el campo y ese buen trabajo se saldó con su grupo de 16 para llevarse el trofeo.

El último partido entre los equipos de Mizque y Chapare fue intenso, el partido terminó 2-0 y fue Meneses quien hizo las dos puertas Al hacerlo, fueron campeonas del primer campeonato divisional de Mujeres Indígenas de Cochabamba.

Indígena, Premio Nobel de Medio Ambiente

“Los pueblos indígenas están en riesgo”, advierten ganadores del “Premio Nobel de Medio Ambiente”

sigue leyendo

Meneses admitió que el nivel de los jugadores era “muy bueno” y que sufrieron en algunos partidos porque los jugadores eran más jóvenes que ellos, pero no se dieron por vencidos y demostraron que se puede jugar sin importar la edad. vestimenta.

“Que las mujeres, las madres, se motiven, que sigan adelante Jugar al fútbol y no digas que no puede seguir jugando por la edad, siempre hay que seguir”, dijo el futbolista.

El equipo de Mizque ganó un trofeo, medallas y más carne de cerdo como premio, mientras que los del Chapare ocuparon el segundo lugar y el equipo de Campero el tercero.

Ahora Meneses regresará a Mizque para seguir trabajando en la finca lechera y ganadera, pero no dejará de practicar fútbol e incluso tiene la idea de participar en otros torneos para continuar con su pasión mientras anima a los más jóvenes a que lo intenten este. Deportes.

“Que se motiven a jugar, no solo al fútbol, ​​hay tantos deportes, sigan porque podemos hacer todo tipo de deportes, no nos falta nada, tenemos lo mismo. capacidades que nadie”, concluyó Meneses.

Este evento fue organizado por el Gobierno de Cochabamba a través del Servicio Departamental de Deportes (Jefatura) y la Federación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa.

Add a Comment

Your email address will not be published.